El Periódico de la Psicología

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

 

descarga_2.jpg

 

¿Correr actúa como antidepresivo? "Lo es mientras no haya depresión severa", según dice el psiquiatra Jorge Luis Tizón, que además aconseja correr antes de tomar medicación psiquiátrica para la ansiedad y depresión. "Más Platón y menos Prozac" dijo Lou Marinoff, que invitaba a los lectores a reflexionar sobre la creciente "terapeutización" por un ritmo de vida cada vez más rápido, espoleado por los avances tecnológicos, que está originando una intolerancia a la más leve frustración... y demandando soluciones inmediatas a cualquier malestar, donde la industria farmacéutica se frota las manos con una oferta inmensa de remedios, "imprescindibles para vivir serenos", pero no teniendo en cuenta el ejercicio físico, y sobre todo el running , que puede ser muy buena profilaxis. Una señora con problemas mentales me dijo:

- Mi hermano salió de la depresión porque se puso a correr

   Hablaré de una experiencia en mi estilo deportivo de correr con un gran beneficio de bienestar mental y de superación. En 1980 me percaté que las largas caminatas de montaña del centro excursionista las podía hacer corriendo. Pasaría de 9 horas a menos de 3. El inconveniente es que faltarían voluntarios, porque en el centro excursionista solo caminan.

"Crearía yo el "Running-romantic-mountain? "No hice un estudio prospectivo de su viabilidad ni conocía algún loco que corriera por la montaña. Bastantes años más tarde, correr por la montaña se convertiría en un boom masivo de adictos, que competirían en pruebas de gran esfuerzo, de muchos kilómetros y diseñadas por los propios centros excursionistas y otras organizaciones.

Esto no es lo que yo pretendia y me pregunto: algo debe tener correr cuando está en un auge imparable...¿el estrés de la vida vertiginosa? ¿Encontrar la sensación placentera que el propio cuerpo produce?

- ¿Si no hay competición...no se corre?

Año 1983 con 25 años. Yo no conocía ni había visto a ningún corredor en la montaña y menos con una mochila pequeña. Tampoco conocía competiciones en este sentido. Internet no existía. Yo quería hacerlo por uno de los mayores bosques de hayas de Catalunya, en su momento otoñal donde un pintor usaría todos sus colores de paleta. Iría desde el pueblo de Sant Quirze de Besora al de Olot, en Catalunya, 50 kms. Lo ideal es correr menos y moderadamente, pero como estaba en forma me empeciné en esta aventura. ¿Lo conseguiría? 

Espero el momento idóneo, finales de noviembre. Iré solo, sin teléfono móvil porque era ciencia ficción, y nadie me esperaría en la llegada. En letra cursiva es lo que escribí en aquel momento:

"Llego a Sant Quirçe de Besora a las 8. El aire, la escarcha, el cielo rojo, el olor a corral, los pájaros, el vaho de mi boca, los ladridos...me acompañan. Son 14 Kms de carretera que sube entre montañas de hayas y lo hago a buen ritmo. Llevo ya 22 kilómetros por un desnivel de 800 metros, con las vacas como espectadores indiferentes.

Desciendo lento por un camino de hayas húmedo y resbaladizo, suficiente para que mis manos tuvieran un frío de témpano. Llevo casi 6 horas y llego a la otra comarca, muy plana ahora, pero tengo un problema...

¿Me he torcido un pie? No.

No se como llegar a la "Fageda d´En Jordà". Pregunto a un campesino. Problema resuelto. A partir de ahora voy entre campos bañados por un amarillento sol tenue. llegaré o me perderé. Lo mejor mentalmente es pensar en un buen restaurante. Por tanto repito la palabra "comida" y así con mi mente distraída me olvido de mi gran cansancio. No sé cuánto falta, y tengo miedo a desorientarme acechándome la penumbra del invierno prematuro.

Se acaba la carrera y voy por un camino, y luego por otro, por otro, y por otro. 42 kilómetros. Estoy harto de hacer caminos y más caminos que parecen burlarse de mí, además no tengo ganas de correr. llevo ahora 44 kilómetros y tengo hambre y fatiga"

¡Lo logro! Han sido más de 7 horas corriendo sin parar. Ahora viene el restaurante, lo segundo mejor. ¿Necesitaba esta locura? me siento eufórico, sin problemas, mis endorfínas deben estar contentas y la serotonina después de comer más (lo que nos proporciona alegría, ganas de hacer cosas, un antidepresivo completo). ¡Superado! Pero no es necesario hacer 50 kilómetros, puede ser contraproducente para el sistema inmunitario. 

Con dos veces a la semana unos 8 Kilómetros, es suficiente para sentirnos mejor de ánimo. Enrique Vivas.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

images_35.jpg

 

No lo sabemos. Pero sí sabemos que la edad máxima de la vida humana, desde los primeros escritos que se conocen, se ha estimado en alrededor de los 110 - 120 años. El escritor romano Trebellius Pollio, al parecer gran conocedor del mundo hebreo y lector de sus más antiguos manuscritos, indicó que "los más sabios astrólogos ya estimaron que la vida del hombre podría prolongarse hasta los 120 años". Es más, Pollio añadió en sus escritos que a Moisés,, que al parecer hablaba personalmente con Dios de modo cotidiano, cuando le llegó la hora de la muerte (alrededor de los 120 años) y se quejó de morir tan joven, el mismo Dios le indicó que ése era el máximo de la vida humana. Y es que, efectivamente, se dice en el Deuteronomio (34, 7), el quinto libro del Pentateuco, que Moisés (fuera o no un personaje realmente histórico): Tenía 120 años. Y sus ojos nunca se debilitaron, ni perdió su vigor. Es más, ya el Génesis (6, 3) que Dijo Dios: Mi alimento no durará para siempre en el hombre, puesto que es de carne. No vivirá más de 120 años.

Lo que indica claramente todo esto es que ya entonces, hace unos 3.500 años, debieron vivir ancianos longevos de alrededor 100 años.

Pero todavía antes del mundo hebreo los antiguos egipcios ya establecieron alrededor de esa edad lo máximo que podía vivir el ser humano. De hecho, el faraón Ptah Hotep hacia la mitad del tercer milenio antes de Cristo dejó escrito que "ya había alcanzado el final de su camino a la edad de 110 años". Es más, esta edad pareció ser la ideal para el fin de la vida humana en el Antiguo Imperio Egipcio: una inscrpción con las palabras de bienvenida de un faraón a un viejo mago ya indicaban que este tenía 110 años: la edad de la muerte, la edad de estar en el sarcófago, la edad del enterramiento.

Lo que sí sabemos hoy, y está constatado documental-mente, es que la persona más longeva del mundo ha vivido 122 años, 5 meses y 14 días. Se trata  de Jeanne Louise Calment, una mujer francesa, que vivió lúcida hasta casi los últimos días de su vida. De hecho, montó en bicicleta después de cumplidos los 100 años y durante las visitas que recibía fue capaz de mantener una conversación normal hasta los 122 años. Esto señala que, aunque fuera este el único ejemplo que tuviera la humanidad, el ser humano puede superar los 100 años en buenas condiciones mentales. Alrededor de esa edad debe considerarse, pues, el límite de la vida humana.

¿Vale la pena vivir más allá de los 100 años?

Sí, si como dijo Cicerón se puede vivir sólo dependiendo de uno mismo. Cicerón dijo exactamente: "La vejez es honorable si no es dependiente de nadie". Y en efecto sólo si se mantienen las capacidades mentales y de conducta que permitan desarrollar una vida mitigada y lenta pero sana y en concierto abierto y despierto con el mundo valdría entonces la pena.

De lo que no cabe duda es que vamos hacia un mundo cada vez más longevo.

¿Que se puede hacer para que las personas alcancen esas edades provectas "con éxito", es decir, con "buena cabeza", independientes, sanas y activas? ¿Podríamos aprender de los estilos de vida de la gente que ha alcanzado los 100 años? Sí, estos centenarios no son obesos ni fumadores. Es gente muy auto-suficiente y dependientes de sí misma y ha conservado la capacidad de no responder con desesperanza a cualquier situación límite de estrés. es curioso que éstas son también algunas características de los estilos de vida desarrollados por muchas de las personas que viven en esas regiones del planetas llamadas "zonas azules". En esas áreas geográficas, que son la Cerdeña (Italia), Okinawa (Japón), Loma Linda (California) y la Península de Nicoya en Costa Rica, sus habitantes conservan hábitos como vivir en familia, no fumar, mantener dietas fundamentalmente vegetarianas -lo que incluye un consumo elevado de legumbres y frutas-, realizar actividad física moderada pero constante y un alto compromiso social. Son gentes muy activas y muchas de ellas alcanzan los 100 años. Es más, los habitantes de estas zonas geográficas suelen vivir más años, como media, que las de ninguna otra parte del mundo.

Fuente: ¿Se puede retrasar el envejecimiento del cerebro?.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

 4cerebro.png

 

 Un estudio encuentra que ambas afecciones surgen de la baja serotonina.

Un estudio del Columbia University Irving Medical Center, Estados Unidos, ha explicado por qué las personas con depresión también suelen sufrir malestar gastrointestinal. Según sus hallazgos en ratones, estas dos afecciones surgen del mismo fallo en la química neuronal.: baja serotonina.

Así, su trabajo, publicado en la revista 'gastroenterology', muestra que una escasez de serotonina en las neuronas del intestino puede causar estreñimiento, al igual que una escasez de serotonina en el cerebro puede llevar a la depresión. Además, han demostrado que un tratamiento que eleva la serotonina en el intestino y en el cerebro podría aliviar ambas afecciones.

Las similitudes entre el intestino y el cerebro sugieren que las dos afecciones también pueden compartir una causa común. El intestino es a menudo llamado el 'segundo cerebro del cuerpo'. "Contiene más neuronas que la médula espinal y utiliza muchos de los mismos neurotransmisores que el cerebro. Así que no debería sorprender que las dos condiciones puedan ser causadas por el mismo proceso", explica la líder del trabajo, Kara Gross Margolis.

Los investigadores concluyen que un tratamiento que eleva la serotonina en el intestino y el cerebro podría aliviar ambas afecciones.

Debido a que los bajos niveles de serotonina en el cerebro se han relacionado con la depresión y la serotonina también es usada por la neuronas en el intestino, los investigadores estudiaron a los ratones para determinar si su escasez también juega un papel en el estreñimiento. Los ratones utilizados en el estudio portan una mutación genética (relacionada con la depresión grave en las personas) que afecta a la capacidad de las neuronas en el cerebro y el intestino para producir serotonina).

La escasez de serotonina en el intestino redujo el número de neuronas en el intestino, llevó a un deterioro del revestimiento del intestino y retrasó el movimiento de los contenidos a través del tracto gastrointestinal. "Básicamente, los ratones estaban estreñidos, y mostraron el mismo tipo de cambios gastrointestinales que vemos en las personas con estreñimiento", detalla la investigadora.

Por otra parte, un tratamiento experimental con medicamentos ideado por dos de los coautores del estudio elevó los niveles de serotonina en las neuronas del intestino y alivió el estreñimiento en los ratones. El tratamiento, la liberación lenta de 5-HTP, un precursor de la serotonina, funciona en parte aumentando el número de neuronas GI en ratones adultos.

Fuente: redacción médica

 

 

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

IX_Foro_Humanismo_y_Empresa._Premio_al_Líder_Humanista_16.05.19-1.png

La Fundación Independiente organiza el IX Foro Humanismo y Empresa. Premio al Lider humansta en el que reuniran a grandes profesionales del ambito empresarial y del humanismo, y a los principales representantes de la sociedad civil española, en torno a cómo fomentar el humanismo en la empresa.

Con este Foro buscan provocar un cambio en el paradigma desde el mismo centro del sistema empresarial, con los empresarios y dirigentes como protagonistas. Esta iniciativa ha de liderar desde la sociedad civil, económico-financiera una reformulación del capitalismo humanista basado en una responsabilidad social y un gobierno corporativo más serios y comprometidos con la ética y los valores.

En este IX Foro el Premio al Líder Humanista recae en el filósofo, ensayista y pedagogo Jose Antonio Marina por su trabajo como investigador en temas pedagógicos sobre las diferentes inteligencias y mecanismos de la creatividad, a través siempre de un enfoque Filosófico.

La fundación independiente, es una institución sin ánimo de lucro constituida 1987, cuyo objetivo prioritario es la vertebración y fortalecimiento de la sociedad civil mediante el desarrollo de diversas actividades. A lo largo de sus 30 años de historia de la Fundación ha dedicado sus esfuerzos a procurar que exista un mayor espíritu asociativo, solidario y democrático, mediante la presencia activa en las principales ciudades españolas y la organización de foros, ciclos de conferencias y jornadas, siempre en torno atemáticas de plena actualidad y donde la ciudadanía ha sido y es el foco principal.

Fuente e inscripciones: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. - Tel. 918397347

SRC Plazas limitadas. Riguroso orden de inscripción

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

amapola.jpeg

Si está sufriendo ansiedad, nada mejor que una tisana de Eschscholzia para promover el sueño y relajarse; una planta también conocida por sus propiedades analgésicas y antiespasmódicas.

La Amapola de California (nombre científico Eschscholzia californica),también conocida como campanilla, es una hierba perenne nativa de los estados norteamericanos de Arizona, California y Oregon donde crece naturalmente cerca de los desiertos y en zonas con climas áridos.

La planta debe su nombre a JF Eschscholtz, el botánico ruso que la descubrió y llevo a Europa a principios de 1800 como planta ornamental, por la belleza de sus flores. Los nativos americanos y los primeros colonos utilizaban las hojas de esta planta como alimento, después de ser hervida; también con fines terapéuticos y en tratamiento interno como cólicos intestinales, biliares, dolor de muelas y externos para las úlceras.

Sus propiedades, como el tallo y la flor de la amapola de California contienen sustancias alcaloides, fitoesteroles, carotenoides y flavonoides que dan a esta planta propiedades sedantes; por esta razón se recomienda para promover la relajación muscular y para combatir el insomnio. Gracias a la presencia de celidonia, también tiene importantes propiedades analgésicas y antiespasmódicas que la hacen aconsejable para tratar especialmente trastornos gastrointestinales, tales como calambres nocturnos, pero también dolor de cabeza y tos.

Por sus efectos sedantes, es adecuada para aquellos a quienes les resulta difícil conciliar el sueño, ya que acorta el tiempo hasta quedarse dormido, sin inducir somnolencia durante el día.

Hay que evitarla, si se sufre una enfermedad cardíaca o está tomando medicamentos psiquiátricos (como tranquilizantes o sedantes) o antihistamínicos.

Junto con la Melissa, el espino, la valeriana, la lima, la pasiflora, se encuentra en el grupo de hierbas relajantes, combaten la ansiedad y ayudan a conciliar el sueño. Remedios Naturales.

 

Página 1 de 29

Sobre Miret Editorial

Editorial especializada en textos de ensayo, psicología, pensamiento, relaciones humanas y conocimiento.

Carrer Calabria 209, 08029 Barcelona
Telf: (+34) 675 763 503

© 2018 Miret Editorial