El Periódico de la Psicología

Existen muchísimos tipos de trastornos psíquicos pero algunos son realmente raros. José Pedro Llinares

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

10363908_846734852004935_1693759182654375847_n.jpg

 

Existen muchísimos tipos de trastornos psíquicos pero algunos son realmente raros, curiosos, extraordinarios y extravagantes.

Voy a exponer algunos de ellos ya que no son muy conocidos y no por ello dejan de ser interesantes.

Hay un trastorno denominado desorden de la integridad corporal en la que el sujeto desea amputar alguna parte su cuerpo. Su origen parece residir en la infancia -no siempre-, la persona, extrañamente va a envidiar y desear la amputación porque ha visto a una persona amputada. No se considera una psicosis.

Existe un síndrome llamado de Gerschwind que consiste en una gran compulsión a escribir no pudiendo parar, en realidad no desea parar. La persona escribirá no solo sobre las hojas sino en servilletas, papel higiénico y si se acaba el papel en las paredes, en la piel, etc. Es curiosos que muchos de los que lo padecen no ven este comportamiento como algo malo sino como una verdadera bendición por lo que no acostumbran a buscar ayuda.

El trastorno Taijin Kyofusho es propio de la cultura japonesa lo que no significa que no se pueda dar en otras culturas. Consiste en una serie de temores como el temor a sonrojarse, el temor a tener un cuerpo deforme, el miedo a establecer un contacto visual y el miedo al propio olor corporal. El que padece este trastorno teme avergonzar a los demás aunque parezca paradójico.

Otro síndrome interesante es el de Klúver-Bucy en el que sientes deseos irresistibles de manosear a extraños y llevarse a la boca sus utensilios. Este síndrome puede ir acompañado de incapacidad para reconocer los rostros de personas conocidas, disminución de las emociones, pérdida de memoria y bulimia.

El síndrome de Clerambault o erotomanía si es muy pronunciado y persistente puede convertirse en un delirio psicótico de tipo paranoico. En este caso la persona está totalmente convencida que hay alguien que está enamorado/a de él o de ella aunque no la conozca en persona o incluso no exista en la vida real.

Otro trastorno muy extraño es el delirio de Capgras. Consiste en tener sospecha, e incluso la certeza de que personas cercanas y familiares a uno mismo son impostores. Para tratar este trastorno se suele usar la terapia cognitivo- conductual y si no funciona se usan anti-psicóticos o terapia electro-convulsiva.

Existe un síndrome realmente extraño denominado de los franceses saltadores de Maine y consiste en una propensión o inclinación ineludible a realizar cualquier cosa que alguien diga que haga el que sufre este problema, si la orden es rápida y se dice con énfasis y en voz alta.

El sindrome de Cotard consiste en creer firmemente que uno está muerto, o que nunca ha existido, incluso se puede negar la existencia del cuerpo. Algunos creen que son inmorales. El individuo está disociado, se siente desconectado del mundo. Las sensaciones corporales pueden ser muy extrañas como sentir que los órganos internos se deshacen. Gran parte de los que padecen este síndrome tiene depresión. JPLL

 

 

Sobre Miret Editorial

Editorial especializada en textos de ensayo, psicología, pensamiento, relaciones humanas y conocimiento.

Carrer Calabria 209, 08029 Barcelona
Telf: (+34) 675 763 503

© 2010 - 2019 Miret Editorial