El Periódico de la Psicología

¿Por qué mienten los niños?

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Los niños viven la sinceridad de forma especialmente intensa entre los 3 y los 10 años y al principio, se sienten inclinados naturalmente a ella. Cuando son pequeños, suelen tener una gran sensibilidad a ser engañados y una gran facilidad para captar la sinceridad. Así, el ejemplo de los padres juega un papel fundamental y les ayudará a decidir si desean amar la verdad o a ser mentirosos.

Durante la etapa infantil , el motivo fundamental por el que los niños son sinceros es que, diciendo la verdad, reciben el amor y la ayuda de sus padres y, además, éstos no les juzgan en ningún momento. Más adelante, al tener uso de razón, comienzan a entender la importancia de la sinceridad y su valor moral: decir la verdad es bueno. Desde ese momento, los niños se esforzarán por vivir la sinceridad y los padres deberán enseñarles como hacerlo.

SIETE PAUTAS PARA EDUCAR LA SINCERIDAD

1. Evita llamarle mentiroso. No debes tratar a tu hijo como mentiroso sino como a una persona digna de confianza, aunque sepas que miente.

2. Busca el quién y el por qué. Ante un problema lo más importante es la persona que lo sufre, y en el caso de la mentira tienes que reflexionar sobre la persona que lo ha hecho y los motivos que lo han llevado a hacerlo. Es muy importante que además, dialogues con sus profesores para buscar un plan de actuación común que vaya en la misma dirección.

3. Fomenta el hábito de la sinceridad. Es importante que estimules a tu hijo para que cuente cosas de su día a día, por ejemplo, en un momento de tertulia familiar que comportáis todos.

4. Elije un momento adecuado para reprenderle. En algunas ocasiones será necesario reprender a tu hijo, en ese caso, es importante que escojas un momento adecuado, estando a solas y procurando siempre no humillarle, dejándole una salida y demostrándole que tienes confianza y seguridad en que va a mejorar. Eso le ayudará a superarse.

5. Enséñale otra opción a la mentira. Algunos niños y niñas no saben defenderse de las agresiones sin entrar en el juego de las mentiras, de modo que se acostumbre a hablar bien de los demás y no burlarse.

6. Confía en él. Tu confianza en él provoca que le duela interiormente el hecho de haberte defraudado cuando no ha sido sincero.

7. Edúcale en positivo. La educación en la sinceridad a de tener un enfoque positivo. No estés pendiente de descubrir y castigar las posibles mentiras (actitud de desconfianza), en cambio, alaba los actos de sinceridad e insiste en el valor de la sinceridad como algo propio de los niños. Actuando así educas en positivo.

MOTIVOS POR LOS QUE UN NIÑO MIENTE:

1. Para quedar bien.

2. Para defenderse.

3. Por orgullo.

Fuente: Patricia Nuñez de Arenas

Sobre Miret Editorial

Editorial especializada en textos de ensayo, psicología, pensamiento, relaciones humanas y conocimiento.

Carrer Calabria 209, 08029 Barcelona
Telf: (+34) 675 763 503

© 2010 - 2019 Miret Editorial