El Periódico de la Psicología

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Cuando una mala experiencia te paraliza, resulta tan limitante que puede llegar a poner en peligro el modo de vida de la persona afectada. Y cada vez que nos enfrentamos a una amenaza que supera los recursos que tenemos para resolver, sentimos miedo.

Pero, ¿qué es el miedo? Es la sensación de angustia ante la percepción de amenaza. Aunque, en realidad, no hay nada que sea una amenaza en sí misma. Se convierte en tal, cuando no contamos con los recursos necesarios para resolver el problema que se nos presenta.

La batalla del miedo no se gana combatiendo contra él. Se gana escuchándolo para convertirlo en un aliado. 

Toda experiencia tiene interés para ver como funciona el "cerebro" No existe peligro real en una fobia, pero sí para el cerebro de quien lo sufre. No debemos desatender a una persona que está padeciendo, por muy ridículo que pueda parecernos su miedo.

Hemos oído hablar de la AGORAFOBIA, como el miedo a los espacios abiertos, a salir de casa...Pero realmente, es un trastorno psicológico mucho más complejo y profundo, es "miedo al miedo". La AGORAFOBIA es el miedo a sufrir un ataque de ansiedad en lugares donde la persona interpreta que es difícil salir, o que se pueda sentir avergonzada e indefenso.

Los síntomas típicos de la AGORAFOBIA comprenden el miedo a: salir de casa solo, multitudes (conciertos, grandes almacenes...), esperar en una fila, espacios abiertos..., espacios cerrados; como cines, ascensores..., transportes: como el avión, autobuses... 

Las personas con AGORAFOBIA pueden llegar a sufrir crisis de pánico al exponerse a las situaciones temidas. Las crisis de pánico son momentos de extrema ansiedad en las que aparecen: palpitaciones, sudoración, temblor, sensación de falta de aire, presión en el pecho, molestias intestinales, nauseas, mareos, sensación de inminente desmayo, cambios de temperatura, hormigueos y, por último, miedo a perder...

Cada año cerca del 1,7% de la población son diagnosticados con este trastorno.

Actualmente, estamos viviendo el confinamiento y el estado de alarma que ya nos está pasando factura en nuestra salud. Un 46% de la sociedad está en riesgo de sufrir malestar emocional.

La psicoterapia es la mejor opción, en la mayoría de los casos, para tratar esta fobia. 

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Para una gran parte de la Región Europea de la Organización Mundial de la Salud (OMS), debemos estar preparados para un verano largo y caluroso. Los servicios meteorológicos esperan que el próximo verano sea más cálido y seco de lo habitual en Europa. El público, los profesionales médicos y las autoridades de salud pública deben estar preparados para las olas de calor y para prevenir y abordar las posibles consecuencias para la salud de la exposición al calor. Esto es particularmente importante este año debido a los continuos problemas de agravamiento del brote de la enfermedad del coronaviros (COVID-19), causados por problemas  prolongados del clima cálido, mientras que muchas personas, incluidos los grupos particularmente vulnerables tanto a la infección como al calor, podrían ser aconsejados o obligados a permanecer en sus casas.

La OMS confirma que el COVID-19, ha llegado para quedarse.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

La doctora en Medicina y Psiquiatría Elisabeth Kübler-Ross (1924 - 2004), nació en Suiza, donde estudió medicina y participó voluntariamente junto con los equipos americanos en la recuperación del campo de concentración de MEIDANECK (Polonia) tras su liberación. Este hecho definió su posterior interés por el comportamiento de las personas conocedoras de la inminencia de su muerte. Trabajó en Estados Unidos durante 25 años en las secciones de enfermos terminales de distintos hospitales.

Doctor honoris causa de varias universidades, es reconocida mundialmente como una autoridad en materia de Tanatología.

Las experiencias científicas de la doctora Kübler-Ross permiten confirmar la existencia de una vida después de la muerte. Para la doctora sólo se trata del pasaje a un nuevo estado de conciencia en el que se continua existiendo, comprendiendo, y en el que el espíritu tiene la posibilidad de proseguir su crecimiento.

Ella comprendió que los seres que están en el umbral de la muerte no "alucinan" cuando ven a personas que ya han muerto y que vienen a buscarlos. 

Durante un largo tiempo, mientras anotó y publicó sus observaciones acerca de la forma de vida y de los sufrimientos de sus pacientes hasta el momento de la muerte clínica de éstos, recibió la aprobación de sus colegas. Esa actitud de apoyo, sin embargo, no persistió.

Desde el momento que la doctora Kübler-Ross, tanto en sus conferencias como en sus entrevistas, hizo pública la información que a través de su práctica profesional cotidiana le aportaban a menudo los enfermos moribundos sobre sus experiencias extra-corporales -es decir, sus experiencias del mas allá- y que ella, comparándolas con sus propias experiencias, no estaba dispuesta a rechazar ni a tratarlas como si fueran alucinaciones; desde ese momento, muchos de sus colegas establecieron una linea divisoria, e incluso llegaron a declarar que estaba trastornada.

Existen en la actualidad diversos grupos de poyo Elisabeth Kübler-Ross.

El Periódico de la Psicología recomienda su libro LA MUERTE: UN AMANECER, para una mayor información y conocimiento del trabajo realizado por la doctora Elisabeth Kübler-Ross, con más de 3 millones de ejemplares vendidos

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

CADASIL, en términos médicos es una Arteriopatía cerebral autosómica dominante con infartos subcorticales y leucoencefalopatía (Acrónimo de su nombre en inglés Cerebral Autosomal Dominant Arteriopathy with Subcortical Infarcts and Leukoencephalopathy) que produce determinados síntomas.

Pero eso es lo que pone en Wikipedia.

Para nosotros, en nuestro día a día, CADASIL, son fuertes dolores de cabeza tipo migrañosos con o sin áurea, cambios en el humor (la apatía es muy característica), disminución de la memoria cognitiva y ejecutiva.

Es olvidarnos recurrentemente de cosas sencillas, que tenemos retardo en la comprensión para procesar la información, dificultades para caminar, dificultades en el habla, ...Nos dicen desde la Asociación Cadasil España.

A medida que avanza nuestra edad y debido a los microinfartos repetitivos, estos síntomas progresan y aparecen otros: incontinencias, convulsiones y trastornos neuropsiquiátricos.

CADASIL está considerada como una enfermedad rara.

Actualmente no llegamos al millar de afectados en España.

No tiene cura y no existe ningún tratamiento para aminorar sus efectos.

Por otro lado las administraciones en nuestro país no dedican ningún recurso para combatir esta enfermedad.

Las investigaciones que se realizan actualmente sobre CADASIL, son de organizaciones sin medios no fondos.

 

Los enfermos de CADASIL nos sentimos

totalmente desamparados y desprotegidos

 

Entonces...¿que podemos hacer además de cuidarnos llevando una vida saludable y no perder nunca la esperanza ni la sonrisa? Pues levantarnos del sillón, unirnos y con una sola y alta voz.

Informar a la sociedad de que CADASIL, existe. Que existen multitud de casos mal diagnosticados como otras enfermedades cuando en realidad se tratan de CADASIL, ya que sus síntomas son muy parecidos a los de otras.

Exigir a la Administración que utilice parte de nuestros impuestos en investigar esto que afecta a familias completas.

Además de todo esto, posiblemente tenemos que hacer la función de cuidadores de nuestro padre o madre o quizás también de nuestros hijos, porque CADASIL, es hereditaria, con una alta probabilidad de que afecte como mínimo al 50% de la descendencia.

Y vemos que cada día vamos a peor. Y tambien para nosotros CADASIL es que cuando vamos a nuestro neurólogo, recibimos sistematicamente la misma respuesta: No hay cura. No hay tratamiento. 

Y cuando indagamos más, porque queremos enfrentar nuestro futuro con cierta esperanza, nos dicen que los medios económicos destinados a la investigación de enfermedades raras, no inclyen en este momento el CADASIL. 

Somos realmente huerfanos porque no hay medicación, ni esperanza de que haya a corto plazo. Somos verdaderos desconocidos para todos.

Para ello nos hemos unido. No queremos permanecer en el olvido.

www.cadasil.org

. Desgraciadamente en cada uno de los enfermos de CADASIL, sus vidas, estadísticamente están marcadas por una media de vida corta.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Erich Seligmann Fromm, nace en Alemania en marzo 1900 y fallece en Suiza en marzo de 1980. Fue un destacado psicoanalista, psicólogo social y filósofo humanista de origen judío. Pensador alemán celebre por aplicar la teoría Psicoanalítica a problemas sociales y culturales. 

Su base filosófica proviene de Aristóteles y Spinoza. Estudiaría con gran interés a Freud y Marx, encontrando en este primero una forma de comprender la personalidad humana y las influencias socio-políticas expuestas por Karl Marx.

Cursó filosofía en la Universidad de Heidelberg en 1922, se especializó en psicoanálisis en la Universidad de Munich y en el Instituto Psicoanalítico de Berlin que fue fundado por Freud.

Recoge de Rabinkow la orientación humanista condición para el desarrollo de las facultades humanas.

El pensamiento de Erich Fromm está situado dentro de los grandes humanistas que surgieron en el Siglo XX, además de basar su teoría en Marx. Su obra aporta el entendimiento de la conducta humana, retornando al psicoanálisis.

La educación es primordial para la

comprensión de los valores humanos

 

El Periódico de la Psicología, recomienda para una profunda comprensión del pensamiento humanista de Erich Fromm, su libro "Tener o Ser". Una obra privilegiada.

En este libro, Fromm investiga la dualidad que impera hoy en día en nuestro pensamiento y su escala de valores. Desde el Tener y su progresiva carga de ambiciones materiales y desde el Ser, con un planteamiento que postula vitalmente "el amor" como mayor valuarte del "Ser", junto al no egoísmo, la comprensión y el respeto individual y colectivo.

¿Es que en nuestro tiempo se impone el hecho de que alguien sea más porque tiene más?

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Toda la población está autorizada a salir a la calle con restricciones para hacer deporte o pasear, pero muchos afrontan con miedo esta libertad recuperada. Psiquiatras y psicólogos lanzan un mensaje de tranquilidad: es normal sentir ansiedad tras siete semanas de confinamiento.

"Tener cierto temor y cierta ansiedad es absolutamente normal. Incluso es bueno y saludable. A quien no le dé respeto salir a la calle será menos capaz de valorar los peligros y tendrá más riesgo de contagio", explica a Efe, Celso Arango, presidente de la Asociación Española de Psiquiatría.

Al margen de que los ciudadanos llevan semanas escuchando noticias sobre muertes y hospitales saturados, Arango recuerda que cualquier cambio, incluso el que es a mejor, como mudarse a una casa más grande o un ascenso profesional, genera estrés y ansiedad y exige un período de adaptación.

 

"Encerrarse en casa o salir tras el encierro va a ir acompañado de una reacción fisiológica normal y esperable y la gente no tiene por qué preocuparse"

 

A este psiquiatra le irrita la expresión "distancia social": "lo que necesitamos es distancia física y cercanía social;

ahora nos necesitamos y que la gente empatice mucho, que mantenga la distancia física pero que se dé mucho

cariño, aunque sean besos virtuales" Las personas, destaca, tienen que ser conscientes además de que van a

empezar a hacer actividades, como pasear, con menor riesgo de lo que hacían hasta ahora, como ir al supermercado.

 

 

Miedo, temor, ansiedad

Según un estudio de investigadores de la Universidad Europea en base a un sondeo realizado a más de 16.000 personas en Madrid, Cantabria y Canarias, el 70% tiene miedo a contagiarse y el 50% siente temor o ansiedad al salir de casa.

Timanfaya Hernández, psicóloga clínica y forense, ve cómo aumentan las consultas de personas con sintomatología ansiosa, con miedo al contagio y ahora también con temor a la calle.

"Sabemos que va a ocurrir. Nunca hemos vivido una pandemia y un confinamiento de esta dimensión, pero ya está descrito el fenómeno en otros colectivos que han vivido recluidos, como pacientes que son dados de alta tras largas hospitalizaciones o reclusos que salen de prisión", explica Efe.

La reclusión, apunta, es desagradable, pero nuestros mecanismos de defensa llegan a ser "desadaptativos". "Nuestro cerebro es muy inteligente, pero también muy puñetero".

 

¿Hay que forzarse a salir?

Arango recomienda aprovechar los pasos, volver poco a poco a la normalidad del futuro. "En el confinamiento pasamos del todo a la nada, pero son mejores las adaptaciones progresivas; que la gente vaya saliendo de forma paulatina, dando paseos, y si no le apetece, que se vayan forzando"

Timanfaya Hernandez apuesta por que cada uno se plantee  su propio "desconfinamiento" y marque sus pautas para ver como se siente.

 

"No pasa nada por salir el lunes en vez del sábado. ¿Hasta donde? En vez de un kilómetro, voy a dar primero una vuelta a la manzana.

Si me veo muy descontrolado, que no puedo manejar la situación y me genera mucho malestar, eso indica que hay un problema y ten-

dremos que hacer un trabajo para reconducir ese estado, que no se va a reconducir solo"

 

Hay que asumir que ese temor es normal, coincide con Arango, pero también ver que no interfiere en la vida cotidiana, que permite seguir las rutinas y mantener las relaciones sociales, pedir ayuda si la ansiedad o el miedo nos incapacita.

 

Salud mental y vulnerabilidad

Según explica Arango, los psiquiatras sí están viendo exacerbaciones o recaídas en gente vulnerable con transtornos mentales de base.

Pero su mayor preocupación no está en los problemas mentales derivados del confinamiento, sino en los transtornos mentales que provocara la crisis económica, como se comprobó en la de 2008: "Viene una ola y los gestores sanitarios tienen que ser conscientes de ello".

La salud mental de quienes han estado en primera línea, los sanitarios, también centra la atención de los psiquiatras, además del abordaje de los "duelos patológicos", esas miles de personas a las que se les ha muerto un ser querido sin entierro, sin funeral y sin el ritual de la despedida.

Hernandez coincide en la preocupación por aquellas personas con patologías previas, que pueden confundir el malestar que causa el confinamiento y el desconfinamiento, que afecta a toda la población, con un empeoramiento de su sintomatología propia.

Se refiere, por ejemplo, a pacientes con "agorafobia" o trastorno obsesivo compulsivos de limpieza. "Ya seguían pautas de limpieza suficiente en su día a día para hacer frente a un coronavirus. Tenemos que trabajar con ellos otra vez, explicarles que los consejos van dirigidos a la población sin esa patología; que tienen que lavarse las manos cuando salgan, pero no volver a lavárselas veinte veces al día"

 

Necesidad de certezas

 Arango lamenta que el Gobierno, en su toma de decisiones, no haya tenido en cuenta la salud mental de la población, cuando está comprobado que la mayoría de los problemas que genera el confinamiento tienen que ver con ella.

Se ha confinado a toda la población en casa para controlar a las personas que no habían seguido las reglas, explica, pero está demostrado que hay menos complicaciones de salud mental cuando el encierro se hace "de forma altruista y no obligada", cuando el Gobierno informa de los riesgos y el individuo toma la decisión de quedarse en casa, sin imposiciones.

Se registran también menos problemas en los países que han fijado un plan con fechas, aunque luego cambien, añade. "No hay cosa que genere más angustia al ser humano que la incertidumbre. Cuando a una persona le van a dar los resultados de una prueba de cáncer tiene más ansiedad antes que después, aunque el resultado sea malo"

Esa falta de certidumbre con la que nos han tenido es muy nociva. Efe

El Periódico de la psicologia

qwerty

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario

Sobre Miret Editorial

Editorial especializada en textos de ensayo, psicología, pensamiento, relaciones humanas y conocimiento.

Carrer Calabria 209, 08029 Barcelona
Telf: (+34) 675 763 503

© 2010 - 2020 Miret Editorial