El Periódico de la Psicología

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Muchas veces, reprimir la rabia es como apretar muy fuerte un pedazo de plastilina con la mano. Se escapa por entre los dedos, dice el médico psiquiatra José A. Posada-Villa. Y es lo que sucede en una persona pasivo agresiva cuando expresa la rabia de manera indirecta, generando incomodidad, angustia o frustración.

La mayor señal de comportamiento pasivo agresivo es la incongruencia entre lo que se dice y lo que se hace, pues se trata generalmente de una manera disimulada de expresar la rabia. Entender este comportamiento es clave para identificar qué subyace a las palabras y acciones y cómo responder a la situación.  Es sencillo enredarse en esta forma de interacción y luego sentir culpa cuando, en el fondo es simplemente una táctica de manipulación.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Que la economía actual está estructurada en torno al afán de lucro y la competencia no es ninguna novedad. Que una economía se sostenga en una serie de principios básicos que representan valores humanos como confianza, honestidad, responsabilidad, cooperación, solidaridad, entre otros, sí que lo es. Y ¿es esto es posible? Sí, a través de la Economía del Bien Común, modelo impulsado por Christian Felber, economista, escritor, bailarín  y profesor asociado de la universidad de economía de Viena.

“La economía es una herramienta al servicio de la sociedad y no un fin,” afirma Felber, que plantea una estructura económica al servicio de la ciudadanía en la que se mida el bienestar más allá de los datos económicos. Este movimiento fue iniciado en el 2010 por un grupo de austríacos con el objetivo de conseguir un cambio económico, político y social, “de abajo hacia arriba.” Devolver el poder al pueblo, haciéndolo participe en el cambio. Sin duda, una llamada a la recuperación del sentido común.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Tenemos una pequeña encuesta para saber un poco más de ti, colabora con nosotros para mejorar nuestros contenidos repondiendo a la encuesta que teneis a la derecha de este artículo.

Gracias a todos por ayudarnos a mejorar.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

El abrazo es una forma particularmente íntima e intensa de expresar emociones. A través de un abrazo podemos transmitir alegría o dolor, podemos decirle a una persona que puede contar con nosotros incondicionalmente y comprender su estado mental sin hablar. Pero el hecho es que los abrazos no solo nos ayudan a conectarnos con los demás y expresar lo que sentimos, sino que también tienen un efecto muy positivo sobre el equilibrio emocional y la salud del cerebro.

¿Qué pasa cuando alguien nos abraza?

Cuando alguien nos abraza, el contacto físico activa los receptores de presión que tenemos en nuestra piel, que también se conocen como corpúsculos de Pacini, y responden principalmente a la presión profunda. Estos receptores envían inmediatamente señales al nervio vago.

Sobre Miret Editorial

Editorial especializada en textos de ensayo, psicología, pensamiento, relaciones humanas y conocimiento.

Carrer Calabria 209, 08029 Barcelona
Telf: (+34) 675 763 503

© 2018 Miret Editorial